Inicio de sesión

PostHeaderIcon Observatorio Vasco de la Juventud: La crisis dificulta el emprendimiento juvenil en Euskadi.

La investigación Emprendimiento Juvenil en Euskadi 2013 (PDF, 2 MB), basada en una encuesta telefónica realizada en abril de 2013, trata de describir la actitud hacia el emprendimiento de la población vasca de 20 a 34 años y de cuantificar y caracterizar la experiencia emprendedora de ese grupo de edad. En 2010 el Observatorio Vasco de la Juventud realizó la investigación El emprendimiento juvenil en la CAPV 2010, lo que ha posibilitado ofrecer en esta ocasión datos de evolución del fenómeno del emprendimiento.

La presente investigación caracteriza a la población de 20 a 34 años de la CAPV en función de su relación con el emprendimiento de la siguiente manera:

  • El 61,5 % de las personas jóvenes de la CAPV no se ha planteado nunca poner en marcha un negocio.
  • El 27,1 % afirman estar pensando en poner en marcha un negocio aunque de momento no han dado ningún paso en esa dirección y constituyen lo que denominamos personas jóvenes potencialmente emprendedoras.
  • El 3,3 % ha abandonado la idea sin llegar a dar ningún paso concreto.
  • El 8,1 % tiene experiencia emprendedora por tener actualmente o haber tenido anteriormente algún negocio o empresa.
  •  
  • La experiencia emprendedora juvenil en la CAPV ha sufrido un retroceso respecto a los datos obtenidos en 2010, descendiendo del 12,1 % al 8,1 % en 2013.

A pesar de que casi la mitad de la juventud conoce servicios de asesoramiento al emprendimiento (48,6 %) y casi un tercio (29,7 %) ha participado en actividades de formación para el emprendimiento en el marco de la educación formal, las condiciones formales del entorno (ayudas económicas al emprendimiento, condiciones que ponen los bancos y cajas de ahorro para conceder créditos, medidas fiscales, trámites burocráticos necesarios para poner en marcha un negocio) son valoradas negativamente por la juventud de la CAPV, desechándolas como factores que favorezcan el emprendimiento.

A más crisis más deseo de seguridad, de estabilidad y de ingresos regulares, es decir, no solamente no aumenta el deseo de trabajar por cuenta propia, sino que desciende del 26,3 % de 2010 al 20,2 % en 2013. Las principales razones que se argumentan para preferir trabajar por cuenta ajena son no tener responsabilidades, la estabilidad y la seguridad, evitar el trabajo duro, evitar los riesgos y gastos y disfrutar de la protección social asociada al trabajo por cuenta ajena.

Entre las razones para preferir trabajar por cuenta propia predomina el deseo de independencia y de tomar sus propias decisiones, la satisfacción personal y tener un empleo digno. Esta última razón, muy residual en 2010, ejemplifica una situación en la que la crisis aboca en algunos casos a plantearse el emprendimiento como vía para lograr un empleo (en que la propia persona establezca sus condiciones laborales) pero, al mismo tiempo, no es el mejor motivo para dar el paso de montar un negocio.

A menudo escuchamos que la actual crisis económica es una gran oportunidad para el emprendimiento y sin embargo a lo largo de esta investigación se constata que la realidad es muy diferente. Sobre esta idea, se constata que la necesidad y no la oportunidad ha sido la razón principal para emprender para un 19,7 % de las personas jóvenes con experiencia emprendedora.

El perfil del negocio emprendido por personas jóvenes en Euskadi es el de un negocio pequeño, de servicios orientados a las personas, a las empresas o al consumo, compuestos por una única persona, que comienza con el apoyo económico de la familia y con un capital inicial inferior a los 10 000 euros.

El 4,0 % de la juventud de 20 a 34 años de la CAPV mantiene en la actualidad un negocio activo. Este porcentaje también ha descendido desde 2010, cuando se registró un 5,5 %.

Sin embargo el porcentaje de negocios consolidados, con una antigüedad superior a los tres años, se duplica con respecto a 2010 y alcanza el 47 %. Asimismo, la confianza en la continuidad de los negocios es muy elevada, el 81,5 % confía en la continuidad del negocio en los próximos tres años.

Por lo tanto, el emprendimiento juvenil en la CAPV continúa siendo un fenómeno minoritario y las dificultades que provoca la crisis son un obstáculo que en muchas ocasiones se vuelve insalvable y perfila un escenario emprendedor con negocios pequeños, que se desarrollan en solitario y que no generan empleo.

Fuente: Observatorio Vasco de la Juventud.

http://gipuzkoakoartisauak.net/images/logo_dipu.jpg